News-es

Publicado en 14 Abril 2021

El Domingo 25 de abril se celebra la 58 Jornada Mundial de oración por las Vocaciones

Mensaje de papa Francisco: San José y el sueño de la vocación

El Domingo 25 de abril se celebra la 58 Jornada Mundial de oración por las Vocaciones, que ofrece la oportunidad de rezar, reflexionar y profundizar en el don de la llamada de Jesús, invitando a seguirlo en un fascinante e íntimo camino evangélico que se hace misión para la Iglesia y para el mundo.

En todas las Iglesias, y también en la Basílica de San Antonio, se proponen reflexiones, orazione y testimonios para vivir plenamente esta jornada especial.

El texto fundamental de referencia es el mensaje de papa Francisco, anunciado este año el día de San José:

Se trata, en efecto, de una figura extraordinaria, y al mismo tiempo «tan cercana a nuestra condición humana». San José no impactaba, tampoco poseía carismas particulares ni aparecía importante a la vista de los demás. No era famoso y tampoco se hacía notar, los Evangelios no recogen ni una sola palabra suya. Sin embargo, con su vida ordinaria, realizó algo extraordinario a los ojos de Dios.

Dios ve el corazón (cf. 1 Sam 16,7) y en san José reconoció un corazón de padre, capaz de dar y generar vida en lo cotidiano. Las vocaciones tienden a esto: a generar y regenerar la vida cada día. El Señor quiere forjar corazones de padres, corazones de madres; corazones abiertos, capaces de grandes impulsos, generosos en la entrega, compasivos en el consuelo de la angustia y firmes en el fortalecimiento de la esperanza. Esto es lo que el sacerdocio y la vida consagrada necesitan, especialmente hoy, en tiempos marcados por la fragilidad y los sufrimientos causados también por la pandemia, que ha suscitado incertidumbre y miedo sobre el futuro y el mismo sentido de la vida. San José viene a nuestro encuentro con su mansedumbre, como santo de la puerta de al lado; al mismo tiempo, su fuerte testimonio puede orientarnos en el camino.

Me gusta pensar entonces en san José, el custodio de Jesús y de la Iglesia, como custodio de las vocaciones. Su atención en la vigilancia procede, en efecto, de su disponibilidad para servir. «Se levantó, tomó de noche al niño y a su madre» (Mt 2,14), dice el Evangelio, señalando su premura y dedicación a la familia. No perdió tiempo en analizar lo que no funcionaba bien, para no quitárselo a quien tenía a su cargo. Este cuidado atento y solícito es el signo de una vocación realizada, es el testimonio de una vida tocada por el amor de Dios.

Francisco

http://www.vatican.va/content/francesco/it/messages/vocations/documents/papa-francesco_20210319_58-messaggio-giornata-mondiale-vocazioni.html

 

Photo credit Giorgio Deganello - Archivio Messaggero di sant'Antonio